2908-2908 itc@itc.com.uy

La nueva transformación tecnológica, cambia los modelos de negocios, los liderazgos en múltiples sectores de la economía, los mercados de trabajo y los comportamientos de consumo de la sociedad moderna.
Se espera que su fuerza disruptiva sea la mayor que ha existido y los primeros vientos ya estén revolucionando los sectores financieros, logísticos y comerciales.

Existen varios ejemplos ya operativos donde los ahorros generados por la optimización de los procesos o la eliminación de intermediarios superan ratios del 50% en industrias como la aviación, el transporte o el hotelería. Cada vez más estamos vinculando los aspectos de control de corte biológico en las nuevas aplicaciones y dispositivos, tanto en animales como en la interacción de lo electrónico con las funciones biológicas del cuerpo humano.

La profusión de dispositivos wearables e implantes para resolver problemas cerebrales, cardíacos o nerviosos es cuantiosa y todos ellos tienen su momento de conectividad e intercambio de información con diferentes sistemas y redes. Imaginemos que necesitemos comprar una chaqueta.

En no más de cinco años, podremos ordenar en forma verbal algo que luce como un espejo (con realidad virtual sobrepuesta), en un probador de una tienda, seleccionar estilo, tipo de paño y color, forma de cuello y bolsillos, tamaño y forma de botones, interiores y exteriores, etc., y luego superponer la prenda a mi cuerpo. Con mi ropa actual, verlo en realidad virtual en tres dimensiones y en caso de que sea de mi agrado, darle aceptar al pseudo espejo para que lo construya.

Al salir del probador las impresoras 3D y los robots de costura, estarán realizando esa prenda exclusiva y en los cinco minutos siguientes nos será entregada. Al salir de la tienda el sistema de reconocimiento facial nos identificará, y asociando el producto que he adquirido, realizará el cobro en forma directa a nuestra cuenta bancaria.

Esta es una escena que hace unos cinco años se consideraba futurista, pero ya es completamente posible y es parte de la nueva revolución industrial, llamada la cuarta revolución industrial. Esta revolución no cambiará sólo lo que hacemos, sino en buena parte lo que somos.

Como mostramos en los ejemplos anteriores, la misma se vivirá en tres espacios esenciales para la humanidad: la física, la digital y la biológica. Durante esta revolución, las industrias elevarán a un nuevo nivel el grado de digitalización de sus procesos y maquinarias. Algunos países (como Uruguay) consideran estos cambios como una nueva oportunidad de re industrialización, en la cual se pueda sostener el actual ritmo de crecimiento económico, a pesar del envejecimiento progresivo de su población.

En los análisis prospectivos más relevantes se pronostica que se producirán en los próximos 20 años más bienes y servicios que en los últimos 50 años. En el modelo propuesto por el BCG (Boston Consulting Group), se observa que la ciberseguridad se considera con el mismo grado de importancia que otras dimensiones más conocidas en el mundo tecnológico como IoT, Big Data Analysis, Robótica, la nube, etc.

¿Estás listo para el cambio?